En Pinares la entrega de escudos es una ceremonia tradicional en la que las alumnas de 12 reciben este emblema de nuestro colegio al inicio de su último año. Este año fue doblemente especial ya que la promoción 2021 fue el primer grupo en visitar el colegio tras casi 6 meses de confinamiento. Transcribimos las palabras de Consuelo nuestra Rectora que traslucen lo especial e importante de esta ceremonia.

“Promoción 2021: Hemos concretado un canal de comunicación al que denominamos Carta de Navegación para orientar a toda la comunidad educativa en este nuevo escenario -océano virtual-alternancia- sin perder el rumbo ni el sentido de la misión institucional.

Partimos de esta herramienta para proponerles queridas seniors 2021, una reflexión alrededor del significado e impronta que marca la entrega de Escudos Pinares.

Este recuerdo es tradición entregarlo a las alumnas que terminan sus estudios porque este hecho, confirma que han “NAVEGADO” y han interiorizado ese currículum oculto que hace la diferencia entre una Bachiller Pinares y otra bachiller.

De ese curriculum que ha dejado una identidad en sus corazones quiero ahora hacer visible algunas de las coordenadas de navegación que podrán reconocer mientras me escuchan:

  1. Coordenada esencial que marca la diferencia de nuestro modelo educativo es reconocer la dignidad, el valor de cada persona. Este es el fundamento de la educación personalizada que han recibido y que les ayuda a tratar de igual modo a las demás; a la amiga que ha estado desde K4 acompañándolas, a la profesora que les ha enseñado con entrega y dedicación, a la persona que les ha limpiado el colegio, que les ha preparado con cariño el almuerzo y al conductor que las ha transportado. Todas ellas, no sólo los miembros de sus familias, son importantes y merecen el respeto, la valoración y el reconocimiento de parte de cada una.
  2. Fruto de ese principio fundamental, han aprendido el valor de la amistad leal, incondicional, comprensiva y también sincera. Saben identificar las características del amor verdadero y conocer las condiciones para aprender a Amar Bien.
  3. Hemos también sembrado en cada una de ustedes la conciencia de trabajar bien, de vivir bien, para poder ser personas que aportan a las relaciones que tejen y construyen una sociedad que proporcione igualdad de oportunidades y gestione soluciones a los problemas de los más vulnerables y necesitados.
  4. Saben además las coordenadas intelectuales para alimentar el deseo de conocer la verdad sin perder el rumbo ni caer en verdades a medias que restan profundidad y trascendencia. Hemos procurado de esta manera formar un criterio claro sobre la verdad y el bien que se manifiesta en que saben y quieren Pensar Bien.
  5. Por último, les hemos enseñado a amar a Dios. Ancla y Capitán de su propio barco, para saber navegar por los diferentes mares a los que las enfrente la vida sin perder el rumbo. Ese capitán no las dejará nunca solas, las comprenderá y perdonará siempre, las estimulará a dar lo mejor de sí en todas las circunstancias en las que se encuentren, las amará siempre bien y las llevará a pensar y vivir bien como dice nuestra intención educativa.

Recibir por tanto este pequeño escudo, que materialmente puede carecer de mucho valor, es un estímulo a examinar si han conseguido esculpir la propia personalidad iluminadas y fortalecidas por esas coordenadas claves que en Pinares trasmitimos en y a través de toda la actividad académica.

Las animamos a aprovechar lo que queda de este trayecto de sus vidas, dejando permear más profundamente en la cabeza y el corazón ese legado de nuestro escudo Pinares que ayudará no sólo a mantener vigente nuestra esencia institucional, sino a ser mujeres íntegras, Mujeres Brújula, como mencionaba hace poco Isabel Sánchez, escritora española a quien le preguntaban su reciente publicación sobre las mujeres que dejan huella.

Cada promoción que sale, es un nuevo eslabón de esta cadena de mujeres firmes, sensibles, femeninas, preparadas intelectualmente, serviciales, piadosas que saben marcar diferencia. Manteniendo este legado que les hemos ofrecido donde vayan, serán reconocidas como ex alumnas Pinares.