Se pretende que las alumnas sean capaces de pensar por sí mismas, de auto dirigirse, meditar y reflexionar. Esto implica que ante nuevas situaciones, busquen la aplicación de conocimientos adquiridos, capten nuevas ideas, solucionen situaciones problemáticas y tomen decisiones acertadas; en resumen, que asuman la libertad responsable en aras de un crecimiento integral. Se proporciona a las alumnas amplias oportunidades para pensar, apreciando y alentando las operaciones que estructuran el pensamiento (observar, comparar, relacionar, clasificar, imaginar, suponer, resumir, resolver problemas, conceptualizar, definir, interpretar). Estas habilidades son de especial importancia ya que en ésta edad nacen los conceptos y aparecen los cuantificadores y la lógica proposicional. Éstas facultan a las alumnas para clasificar por características esenciales y así construir un marco referencial sólido, coherente y organizado, de conceptos básicos.