Tras la reciente publicación, en los medios de comunicación, de los resultados del ICFES 2020, el sentimiento de orgullo por parte de toda la comunidad educativa se hizo sentir. Papás, alumnas, profesoras y otras instituciones educativas, expresaron felicitaciones y reconocieron la importancia de este logro.

Ser el segundo colegio en Medellín con mejores resultados demuestra claramente la calidad de nuestro equipo y la respuesta de las alumnas a la formación planteada durante sus años en el colegio. Sin embargo, lo que realmente evidencia este resultado es el sello Pinares en nuestras exalumnas como lo dijo Ana María Jaramillo Directora Académica, “Lo más valioso de este resultado positivo es que las niñas se llevaron el sello de Pinares. Demostraron que las cosas se hacen bien hasta el final y siempre, independiente de si estoy bajo una presión externa porque ya eran ellas plenamente autónomas y no dependían del resultado para el ingreso a la universidad.”

Nuestra Promoción 2020 presentó la Prueba Estado después de haberse graduado debido a la situación de pandemia, por eso más que nunca cobra relevancia este resultado.

Una prueba estandarizada de este tipo refleja el desarrollo de competencias, la apropiación de contenidos e incluso el manejo emocional, pero nunca dirá quién es realmente un estudiante en su totalidad. En este caso lo que sí realmente refleja es que la formación en Pinares ha dejado una huella profunda en las alumnas que han estudiado dando su 100% hasta en las “últimas piedras” como solía decir San Josemaría, inspirador de Pinares, al referirse al último esfuerzo que exige terminar bien todo lo que se empieza.

“A pesar de que no lo necesitaba, yo creo que uno siempre tiene que hacer todo bien así no vaya a recibir nada a cambio, o así no lo vaya a necesitar para nada.” Estas palabras de María José Ríos, ex alumna de esta promoción con el mejor puntaje del salón, evidencian la actitud responsable con que el grupo afrontó la prueba.  

El puntaje de 340 nos ubicó por debajo del Colegio Leonardo Da Vinci, y de Primeras entre los colegios Calendario B. Al preguntarle a María José sobre las herramientas que le dio Pinares para obtener este resultado nos contó: “Dos herramientas que me ayudaron a conseguir este resultado. La primera la excelente preparación de las profesoras que realmente se enfocaban en que uno aprendiera los temas. La segunda Pinares también me enseñó la disciplina y a retarme a mí misma. Que siempre puedo dar más y que me tengo que esforzar al máximo en todos los aspectos de mi vida y dar lo mejor de mí”

El desarrollo del potencial de las alumnas en Pinares se logra precisamente a través del binomio de una excelente formación académica y el fortalecimiento humano de cada una.  Teniendo siempre en la mira que el despliegue máximo de cualquier ser humano es el “hacer todo lo mejor posible desde el amor” como la misma María José lo dice.