8 alumnas de 7° 8° 9° y 10° viajaron a Canadá durante 6 semanas para vivir una experiencia única, donde conocieron personas de diferentes culturas, convivieron con familias locales y practicaron inglés.

Algunos testimonios

“una gran experiencia, aprendizajes, conocimiento multicultural y manejo adecuado del tiempo libre”

– Mariapaz, alumna 7°-

 

“Las niñas tuvieron la posibilidad de vivir una experiencia real de estar fuera de casa y ser responsables 100% por cada una de sus decisiones que tomaron durante estas semanas. Ese aprendizaje es para siempre”.

-David, papá de Sofía de 9°-

 

“El inglés es solo una pequeña parte. Lo más importante es todas las competencias que desarrollan para la vida en tan poco tiempo: adaptación, flexibilidad, manejo de presupuesto, sensibilidad e independencia. Lo mejor fue el conocimiento de tantas culturas”

-Carolina, mamá de Verónica de 9°-

 

 

Mi experiencia en Canadá por Sofía Pérez de 9°

Desde el día en que nos fuimos hasta el día que volvimos, fue una experiencia inolvidable. La idea de que fuéramos autónomas y libres en un país el cual nunca habíamos visitado antes asustaba a nuestros padres, pero esa fue una de las cosas que más nos gustó.

Poder caminar con libertad y seguridad era un privilegio que no nos podíamos dar en Colombia y era increíble. No digo que Colombia sea un lugar aterrador ni que en Canadá no te pueda pasar nada, pero había que admitir que era muy seguro, una vez, camine durante 20 minutos ida y vuelta desde un centro comercial hasta un café que nos gustaba mucho.

En el colegio las personas eran muy diferentes y el tener que hablar inglés siempre era muy divertido. Elegir las clases, aunque en mi caso no las elegí, me parece interesante. Tenían clases de todo, matemáticas, química, historia, cosmética, cocina, etc. El uniforme era muy cómodo, las niñas podían elegir desde pantalón largo, debajo de las rodillas, corte de pantaloneta (o bermuda) hasta shorts. Además, el colegio en general era grande y muy bonito, uno de mis lugares favoritos fue la biblioteca la cual tenía montones de libros y alcance a leer algunos.

Con respecto a la gente, al principio nos dijeron que los canadienses eran un poco más reservados, así que tuviéramos cuidado con el contacto físico, etc. Pero yo quedé muy feliz con su cultura y forma de ser, son muy amables, amigables y respetuosos. Ninguna de mis compañeras tuvo inconvenientes y nuestras familias eran asombrosas. Conservo amigos que conocí en Canadá, incluso algunos de habla hispana.

Los lugares a los que fuimos eran hermosos, y las actividades eran entretenidas. En Canadá tienen muchos lugares interesantes para conocer. Fuimos a un outlet grande en Toronto; también a la CN Tower, una torre gigantesca; a un mercado de granjeros donde conseguimos miel de maple canadiense, la cual dicen que es muy buena. Pero el lugar que más me gusto de todos fue Canada’s Wonderland, un parque de diversiones.

Recomendaría ir a Canadá, ya que siento que fue una experiencia que, además de mejorar mucho mi inglés, cambió mi forma de ver las cosas, por cierto, ahora valoro más algunas comidas y lugares de Colombia. Me gustaría y quiero volver a Canadá en un futuro, me parece un lugar hermoso para vivir y estoy segura de que muchas de las niñas que fueron también piensan igual. Estoy feliz de poder haber vivido algo así y me considero muy afortunada.