Buscando crear nuevos espacios lúdicos, de dispersión y creatividad se renovaron varios espacios en el Colegio, uno de los parques de primaria, y el piso y el techo del Entablado.

  • El carrusel de bicicletas ha sido un espacio en que nuestras alumnas han disfrutado mucho, pues fuera de que se sienten montadas en una bicicleta, logran tener como reto pedalear fuerte para alcanzar, entre las 5 participantes, que las luces de velocidad y fuerza que hay en el centro se pongan en rojo, que es el máximo nivel alcanzado. Un gran juego para inculcar el trabajo en equipo.
  • El puente colgante mixto en un juego que cuenta con unos arcos para trepar y en el centro hay un sendero de puentes en diferentes niveles. Mientras se montan a este puente los niños ponen a prueba sus habilidades motrices y de equilibrio.
  • El arco de pasamanos está lleno de argollas para ir pasándolas. Un juego que pone a prueba la fuerza y resistencia. Las alumnas son felices pasando de aro en aro con la menor ayuda posible; un reto para ellas.
  • El Piso del entablado fue el gran logro con los recursos obtenidos en nuestro Bazar 2019, gracias al apoyo de todas las familias Pinares. Fuera de poner un material más suave y resistente en el piso se hizo un circuito con golosa, saltos, guía de huellas y diferentes actividades que ayudan a fomentar habilidades motrices y a desarrollar actividades lúdicas en espacios comunes.
  • El techo del Entablado se modernizó, logrando un material más resistente y que permitiera tener un lugar más fresco en días calurosos.

Las alumnas están felices con estos espacios y han aprovechado estos nuevos juegos, no solo las pequeñas sino también las grandes. Espacios al aire libre y desconectados de la tecnología que son fundamentales para el desarrollo integral de las niñas.

Damos nuevamente las gracias a nuestras familias por todo el apoyo y entusiasmos que pusieron en el Bazar (2018-2019) y lograr recoger los recursos para mejorar este espacio de nuestro Colegio.